CRU

Esta es la reseña del lugar que novio y yo fuimos a conocer antes de entrar a dieta 😦 jajaja se los presento.

Llegamos a este lugar por recomendación de nuestros amigos Donato y Sandra. Este pequeño bistro está ubicado en Punto Central, una plaza sordeada en San Pedro, justo donde antes estaba mi querido Salón del té RIP.

Llegamos vestidos bastante casuales, la verdad no andábamos muy elegantes, aunque el lugar y la comida se prestan para un poco más de formalidad.

Fuimos un día a comer por la tarde, esta vez nos estacionamos en la parte de abajo, jamás había visto el estacionamiento subterráneo, siempre nos estacionamos arriba. Así que pues, subimos las escaleras con música clásica ambiental de fondo (de la plaza) y nos sentamos en una de las mesas que están junto al jardín.

Estaba agradable el clima, pero nos tuvimos que mover un poco porque la mesa que elegí sufría de vientos huracanados jajaja, anyways, sin demora, llegó una amable mesera a darnos la bienvenida y explicarnos el concepto del lugar.

Básicamente, es un bistro de cocina fusión italo-francesa que se especializan en vinos y bebidas coquetas a base de alcohol. Yo no andaba de ánimo para tomar, así que pedí un agua mineral (tienen 3 opciones pero no Perrier extrañamente) y novio una sangría preparada.

Rápidamente nos trajeron unos deliciosos panecitos caseros oh my! estaban buenísimos crujientes por fuera, suaves por dentro con mucho sabor; nos tuvimos que contener para no llenarnos de pan, la mesera me explicó que se los encargan a un panadero artesanal y que los trae precocidos, para que lleguen calientes y crujientes a la mesa, imagínate, acompañados de mantequilla a las finas hierbas, básicamente ya habían ganado mi corazón.

Después de que la mesera nos explicara el menú y nos diera sus recomendaciones, decidimos pedir un queso de cabra horneado con tomate, hierbas aromáticas y chipotle. Que belleza! estaba muy rico, al parecer la mayoría de los ingredientes son orgánicos, las pastas son frescas (hechas en casa) y el queso era regional.

El novio no se quedó con ganas de probar la sopa de cebolla, estaba rica y a él también le gustó.

Como plato fuerte pedí una lasagna vegetariana y novio un capellini con albóndigas de res, los dos con muy buena presentación como todo lo anterior, muy buena sazón y porciones adecuadas, mi único detalle, fue que quizá sentí que la salsa de tomate (que estaba muy rica) era la misma tanto en la entrada, la lasagna y las albóndigas, quizá no lo era, pero no sentí mucha variante en el sabor entre una y la otra. Ese sería mi único comentario.

Finalmente, estábamos debatiendo si atentar contra nuestra próxima dieta y pedir un postre, el menú incluía creme brulée al romero, mousse de chocolate con pimienta rosa y piña flameada, la verdad no se nos antojó, pero cuando la mesera nos describió el postre especial, lo pedimos sin pensarlo ajajaja

Se trataba de una deliciosa galletita de naranja, con una especie de mousse de limón amarillo, adornado con fresas, menta, salsa de melón dulce y reducción de té de jazmín. Que increíble estaba! Sin duda, novio y yo lo consideramos lo mejor de la comida, la combinación de tantos elementos unidos, realmente son una experiencia muy agradable, muy recomendable.

Tengo entendido que el menú será cambiante y cada vez ofrecerán otros platillos. Así que sin duda, los visitaremos de nuevo.

Los precios por platillo son arriba de $100 (aprox), adecuados para el lugar, el tipo y calidad de comida. Está lindo para ir en pareja o en onda romántica.

Visítalos en:

Avenida de la industria #300, edificio punto central local 12, 66220 San Pedro, Nuevo Leon

Aceptan tarjeta.

Horario: martes a sábado de 13:00 a 23:00 horas; domingo de 12:00 a 17:00; cierran en lunes.

Acá su facebook.

Anuncios