El Manolín

Uy uy, ya me estaba tardando con esta.

He tenido un mar de cosas por hacer pero no me olvido de la banda buena onda en busca de nuevos lugares para comer rico.

Hoy les voy a contar de un lugar al que le traía ganas desde hace mucho.

Resulta que hace tiempo, los vatos de El Norte, se pusieron interesantes y recorrieron varios restaurantes de antaño para averiguar quién tenía los mejores frijoles, molletes, chilaquiles y chiles rellenos.

Ellos fueron al Palax, al AL, el otro restaurante de carretera nacional que no recuerdo el nombre ahorita y al Manolín. Entonces dije, pues a mi me gustan un chorro los chilaquiles, y dicen que ése es el mejor lugar de chilaquiles ever, tendré que ir.

Entonces, por una y otra cosa nunca iba, pero coincidió que un día andaba por venustiano con un amigo y que se nos antoja ir. Así que llegamos a un restaurante que se ve enorme de noche, pero al parecer de día agarra más ondita.

Ahí no cierran tarde, no es 24 horas tampoco, creo que cierran a las 10 pm, pero ese dato se los debo, sé que abren bien temprano porque su fuerte son los desayunos, meriendas y comida regional.

el famoso manolín

el famoso manolín

Lo primero que me sacó de onda, fue que al abrir la carta vi que vendían mariscos! jajaja osea que tienen como fuerte mariscos + lo demás que uno se imagina. Pedimos unos chilaquiles y un queso en salsa, y traíamos un hambre mortal, cuando llegaron, atacamos sin piedad.

Debo de decir, que ciertamente, los chilaquiles, fueron un éxito, bien ricos, con queso y toda la cosa con su salsa casera. El detalle que me awuitó, fue que nos trajeran crema tipo “la norteñita” en lugar de una más especita.

Los frijoles estaban ricos y yo estaba haciendo un esfuerzo épico para no atinarle a los jalapeños de mi queso en salsa, estaba media agresor la salsa, no digo que no estaba rica, sólo que una con su estómago marica, pensaba que tendría una salsa igual a la de los chilaquiles.

Aquí no hay el panecito deli del AL, que si bien, no hace falta, se extraña un poquito.

Pero la historia no acaba aquí, volvimos por otros chilaquiles en un arranque de locura (debo de decir, que mi amigo es super fan de los chilaquiles) y esta vez, le aclaramos al mesero que los queríamos micha verdes, micha rojos, (la vez pasada le dijimos lo mismo y no más no jajaja)

Llegaron a la mesa y oh sorpresa, las salsa roja de la que nos habíamos enamorado, había cambiado, por una de chile ancho (creo)  y la verde era una coqueta de tomatillo, sencilla y rica como al del toks.

Pues no les digo que no nos los comimos, pero la verdad, no los pidan divorciados, no si no llevan la salsa original de la casa.

Repasando la carta, la mayoría de las cosas se veían bastante normales, entre tamales, mariscos y cosas, me fui a encontrar unos chilaquiles de habanero! si tuviera el estómago, neta que los probaba jajaja

En fin, de poco a poco probaré más platillos de por ahí, pero por lo pronto, les puedo decir que es un lugar coqueto para ir a desayunar rodeado de regios octagenarios o cenar sin tanto bullicio.

El servicio es bueno, aceptan tarjetas y así.

Lo encuentran en:

Francisco I. Madero 1975 Poniente, Centro

81 8346 1619 ‎

View Larger Map

Anuncios