Mi amiga la leche de soya.

Hola a todos, ahora me toca platicarles mi experiencia con la leche.

Todo empezó cuando un par de años atrás, la leche entera se me empezó a hacer muy pesada y por novedosa, empecé con leche light, pero un buen día que probé la deslactosada, me enamoré de su sabor y continué tomándola en su versión light o normal.

Es raro, no sé cómo funciona mi organismo, porque de tiempo acá suceden varias cosas, no puedo comer yogurth tan seguido, me hace una fiesta en el estómago, pero si como nieve de yogurth no me pasa nada.

Y últimamente, descubrí que el exceso de queso también es una locura, fuera de que me gusta comerlo de vez en cuando, el último día que me dio por comer 3 platillos llenos de queso, mi estómago amenazó con matarme de poco a poco.

Así que después de tanta cosa (que justo ha sido la cereza del pastel del olvidado 2010) decidí volver a darle una oportunidad a la leche de soya/arroz/almendra y derivados.

Soyapac!

Soyapac!

Por ahora, ha sido un reto, es de saberse que este tipo de leches “especializadas” son un tanto más caras que las “normales”, así que primero, compré un paquete de Soyapac, que lo encuentras en Trigo Limpio o en Heb a un precio de unos 30 pesos, el paquete, te rinde unos dos litros, pero el sabor, y los grumos eternos, no me encantaron.

la lache

la lache

Así que seguí la búsqueda y encontré lo que antes era el soya milkën, ahora Symkën, un sabor decente en su variedad original, menos grumos y casi los mismos 30 pesos por 2 litros, mientras buscaba imágenes para ustedes, encontré que tienen más sabores, yo me apunto para probar el de vainilla.

Por cierto, los que no viven en la zona fresa de la ciudad y les da flojera ir al HEB por leche como a mí, descubrí que en la tienda naturista (que parece olvidada de la mano de jebús) ubicada en morelos casi con juárez, tiene una cantidad impresionante de opciones de leche en polvo. Entre ellas, las que les acabo de mencionar.

Pero bueno, sigo con la historia, pues resulta que una compañera de trabajo tenía un botesito de la llamada “silk” en su versión lista para llevar con toque de vainilla, la probé y definitivamente, me dio una buena impresión, tanta, que en esta semana que anduve (de nuevo) en Austin, compré un gran bote de esta para acompañar mi cereal.

lechita

lechita

Ya que la tenía en las manos, se me hizo bien buena onda, que estuviera endulzada con “Stevia” un endulzante vegetal (con un efecto ligeramente laxante), lo cual, es muy cool para los vegans de hueso colorado. El sabor, es bastante rico, con todo y que escogí la versión light. Se las recomiendo ampliamente para que la disfruten con su cereal favorito, en mi caso muesli de blueberries.

Si se preguntan, dónde venden esta leche, según creo, la he visto en HEB con un precio arriba de 30 pesos el litro, pero corríjanme si me equivoco, nunca la he comprado en México.

¿Qué opinan?

Ustedes hacen su propia leche de soya, o prefieren la de arroz o almendras? compartan : )

En fin, espero que hayan tenido un bonito cierre de año, en mi próxima reseña, les platicaré de mis tés favoritos.

 

UPDATE

  • En ciertos 7/11 pueden encontrar la leche de soy dream (aun no la pruebo). Yo la vi en el de colonia Doctores.
  • La leche de soya de marca propia de HEB tiene un buen sabor, desconozco el precio.

 

Anuncios